¿Una pantalla con sabor?

Mucho más allá de la alta fidelidad o el sonido, ahora las pantallas tendrán sabor, para que puedas averiguar a qué sabe lo que estás viendo ahí dentro.

Sabemos que esto podría sonar a una broma del día de los inocentes, pero la realidad es que no lo es. Esta pantalla es un hecho, gracias a la mente del profesor japonés llamado Homei Miyashita, quien nos invita a chupar la pantalla para saborear cualquier objeto que aparezca en ella.

No importa cuál es su sabor en el mundo real, su dispositivo es, según él, capaz de emularlo con mucha precisión.

¿Cómo es posible esto? Todo comienza en su interior, pues contiene diez recipientes, de manera que cada uno de ellos almacena un líquido cuya composición recrea un sabor como dulce, salado, amargo y agrio, así que mezclando con mucha precisión el contenido de algunos de estos recipientes es posible recrear un abanico muy amplio de sabores, lo que, en teoría, permite a este dispositivo emular la mayor parte de los platos y las bebidas que consumimos habitualmente.

Para identificar qué sabor tiene un alimento, una bebida o un plato en particular este investigador utiliza una batería de sensores, de modo que la información que le entregan después de efectuar el análisis le permite determinar en qué proporción deberá mezclar la máquina el líquido de los recipientes que contiene en su interior para recrear ese sabor en particular.

Ahora sólo queda una pregunta ¿qué tan salubre es que alguien pueda lamer una pantalla? Aún nos enfrentamos a una pandemia, y tal vez no sea la mejor idea, sin embargo, este ingenioso profesor tuvo una idea innovadora pues el contenido de cada uno de los recipientes que alberga un sabor se aplica en forma de aerosol sobre una fina película de un material transparente que puede retener la mezcla de sabores.

Después la máquina coloca esta lámina sobre la pantalla por lo que la higiene ya no es un problema. Una vez que una persona ha chupado el material transparente que recubre la pantalla se renueva completamente para que otra persona pueda degustar el mismo u otro sabor sin que esta operación comprometa su salud.

¿Qué usos podría tener este interesante artefacto? Está pensado para estar en cadenas de restaurantes y poder probar los diferentes sabores de platillos en ellos, lo cual sería de mucha utilidad para los comensales.

Homei Miyashita ha tardado un año en diseñar y fabricar el primer prototipo de esta máquina, pero asegura que la versión comercial podría llegar a las tiendas con un precio muy razonable: 875 dólares. ¿Comprarías una?

@moodgeek

Fuentes:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: